Imprimir

Indicaciones para la aplicación con Vitamina C

En base a sus funciones múltiples en el organismo humano, la vitamina C puede administrarse contra múltiples enfermedades agudas y crónicas parenteralmente:

  • Escorbuto del adulto
  • Enfermedad de Möller-Barlow

    Además de las enfermedades siguientes:

  • Capacidad de rendimiento disminuida
  • Cansancio de primavera
  • Anorexia
  • Tendencia a hemorragia nasal y gingival
  • Susceptibilidad a infecciones
  • Mala cicatrización de heridas, p. ej., úlceras de decúbito, ulcus cruris, etc.
  • Estrés físico y psíquico
  • Abstinencia de drogas
  • Alcoholismo
  • Tabaquismo
  • Alteraciones enterales de la absorción
  • Disminución de lípidos sanguíneos y colesterol sanguíneo
  • Infarto de miocardio (también como profilaxis y en el seguimiento)
  • Esclerosis cerebral (también como profilaxis)
  • Apoplejía (también como profilaxis y en el seguimiento)
  • En miedos y depresiones
  • Como sustitución en esquizofrenia
  • En trombosis y riesgo de embolia

    Infecciones víricas y bacterianas, como p. ej.

    • Fiebre catarral
    • Neumonías
    • Hepatitis
    • Sarampión
    • Paperas
    • Meningitis
    • Enfermedad de Pfeiffer
    • Superinfecciones bacterianas
    • Angina pectoris (también como profilaxis)

injec

Todas las indicaciones mencionadas, ha dado un excelente resultado la utilización de la vitamina C como otra medida terapéutica, aunque siempre con la condición de que la posología de la vitamina C sea en el rango de megadosis, pues de lo contrario no se produce el efecto esperado.
Ejemplo de tratamiento:

Diagnóstico: Fiebre catarral incipiente Terapia: 3 frascos de vitamina C, cada uno con 7,5 g/50 ml Pascoe = 22,5 g se administran por línea intravenosa 250 ml de NaCl 0,9%, antes del llenado de 150 ml de vitamina C, se drenan por Transofix 150 ml de NaCl y, a continuación, por Transofix, hacer fluir la vitamina C de los viales al frasco de NaCl. Velocidad de goteo: 60-80/minuto Repetición de la infusión, si es absolutamente necesario, el día siguiente.

Otras indicaciones:

  • Diátesis alérgica
  • Asma bronquial
  • Bronquitis crónica
  • Síntomas menstruales
  • Cataratas
  • Enfermedades de tipo reumático
  • Discopatías para mejor cicatrización de heridas, preoperatoria y postoperatoria
  • Quemaduras
  • Profilaxis y terapia de la exposición a sustancias orgánicas
  • Disolventes, Cancerígenos, Fármacos.
  • Profilaxis y terapia de la exposición a sustancias inorgánicas
  • Plomo, Cadmio, Mercurio.
  • Profilaxis y terapia de la exposición a aditivos alimentarios
  • Enzimas, Conservantes, Colorantes, Aromatizantes, Pesticidas, Insecticidas, Nitrosaminas.
  • Inicio prematuro del proceso de envejecimiento
  • Diabetes mellitus
  • Micosis en el tracto gastrointestinal

Pautas para la aplicación de “Vitamina C” Injektopas 7,5 g en infusión intravenosa.

Leer Pautas

En los EE. UU. se utilizan desde hace algunos años infusiones de ácido ascórbico a concentraciones muy altas (50-200 g/24 h) en el tratamiento del SIDA. En combinación con las medidas terapéuticas normales para las infecciones secundarias, dosis altas de ácido ascórbico producen con frecuencia una remisión clínica. Además, pudo observarse que la remisión se mantenía si se continuaba el tratamiento con dosis altas de ácido ascórbico.

Un campo muy interesante de aplicación del ácido ascórbico es la prevención y la terapia coadyuvante de tumores malignos. Se ha demostrado en numerosos trabajos de científicos de renombre el efecto totalmente positivo de dosis altas de ácido ascórbico en los diferentes tipos de cáncer y, por tanto, es indiscutible.

Los doctores Pauling, Cameron y Leibovitz publicaron en la revista “Cancer Research” en el 1979 un artículo amplio con el título “Ácido ascórbico y cáncer, una revisión”. Los estudios de Schlegel demuestran que el ácido ascórbico retrasa claramente el curso del cáncer vesical. De Cosse comprobó que el ácido ascórbico tiene un efecto regresivo en la poliposis colorrectal, una enfermedad precancerosa que frecuentemente precede al carcinoma de colon.

Estudios han demostrado que los tumores malignos producen bastante hialuronidasa y, de este modo, se posibilita una diseminación del tumor en el tejido sano. Mediante la administración aumentada de ácido ascórbico se consigue una estabilización del tejido conjuntivo y, simultáneamente, se reduce la producción de hialuronidasa de las células cancerosas. De este modo se limita o impide la progresión de las células cancerosas y la diseminación de metástasis.